Insomnio

INSOMNIO Y HOMEOPATÍA

Los trastornos del sueño son un motivo frecuente de consulta, siendo el insomnio el más frecuente de todos ellos, y convirtiéndose a veces en un problema difícil de solucionar o manejar

Dormir es una actividad necesaria, en la que el ser humano invierte por término medio un tercio de su vida. Con el sueño se restablece el equilibrio físico y psicológicos básico de las personas.  El número de horas que se necesita dormir varía de una persona a otra, aunque se estima que la media diaria es de unas 7 horas o 7 horas y media.

El insomnio puede ser temporal (solo unos días o semanas) o crónico (meses o años), incidiendo éste último de modo muy negativo en la vida de la persona que lo sufre, con efectos secundarios como la fatiga diurna, escasa concentración e  irritabilidad.

Entre las causas médicas  que producen insomnio se encuentran todas aquellas que interrumpen el sueño por dolor, cardiovasculares, causas neurológicas, metabólicas y hormonales, ansiedad, depresión, causas  psiquiátricas, apneas, etc. También durante el embarazo y la menopausia pueden aparecer episodios de insomnio.

Otros factores como malos hábitos del sueño, trabajo por turnos, viajes transoceánicos frecuentes, uso y abuso de sustancias medicamentosas, etc., pueden también ser motivo de insomnio temporal o crónico.

El problema del insomnio puede referirse a dificultad para coger el sueño, dificultad para mantener el sueño ( o sueño interrumpido), despertar temprano o sensación de sueño no reparador.

Para su tratamiento, es preciso corregir los malos hábitos del sueño, si los hubiera, y adoptar unas pautas saludables tales como:

-regular la hora de acostarse y levantarse

-reducir actividades que intefieran con el sueño:  eliminar TV, ordenador o trabajo, y realizar alguna activiadad relajante media hora antes de irse a dormir

-acostarse solo cuando se tenga sueño

-ducharse o bañarse una hora y media o dos horas antes de acostarse

-evitar las siestas.

-realizar una cena ligera 2-3 horas antes de irse a la cama

-evitar té, café, bebidas de cola, fumar y alcohol.

En algunos casos, puede también ser interesante  considerar las intervenciones psicológicas orientadas al manejo y modificación de pensamientos y de conductas que mantienen el insomnio.

Se valorará la necesidad de medicamentos, como fármacos hipnóticos, antidepresivos, etc. en los casos  en los que sea necesario. El tiempo de tratamiento será limitado para limitar la aparición de efectos secundarios. Plantas como el Crataegus, la tila, el lúpulo , la valeriana o la  pasiflora pueden también ayudar en muchos casos de insomnio.

La HOMEOPATÍA puede ser otra opción más en el tratamiento del insomnio, que considera este disturbio como parte de un cuadro clínico más amplio, en el que se valoran todos los aspectos de la personalidad del paciente insomne.

Hay varios estudios que demuestran la efectividad de las intervenciones homeopáticas, especialmente cuando el medicamento elegido corresponde al SIMILIMUM  (cuadro sintomático característico del paciente).

El insomnio de la primera mitad de la noche es propio de personas agitadas, irritables y ansiosas, con cierto matiz obsesivo, con rumiación contínua de los conflictos. También en niños nerviosos, agitados, que además del insomnio de la primera mitad de la noche, suelen presentar terrores nocturnos con pesadillas.

Se caracteriza por la dificultad de conciliar el sueño hasta pasadas 2 o 3 horas de estar en la cama, y con frecuencia mantienen el estado de vigilia hasta las 2-3 horas a.m.

Medicamentos homeopáticos indicados en este tipo de insomnio serían, por ejemplo, la COFFEA CRUDA  y  CHINA cuando existe excitación mental, o ARSENICUM ALBUM en aquellas personas meticulosas que no pueden dormir hasta tenerlo todo mentalmente ordenado.

El insomnio de la segunda mitad de la noche es el que sufren las personas que se despiertan a partir de las 3-4 horas a.m. para no conciliar el sueño después, o para despertarse varias veces sin alcanzar en ningún momento un sueño profundo.

Medicamentos indicados para este tipo de insomnio serían la NUX VOMICA, KALI CARBONICUM, THUJA, KALI PHOSPHORICUM.

En los casos de insomnio a partir de las 5-6 horas a.m. puede haber un componente depresivo o de tristeza. Medicamentos a considerar en este tipo de insomnio serían AURUM, STAPHYSAGRIA, NITRICUM ACIDUM o SULFUR, que serán prescritos en función de todo el cuadro sintomático del paciente.

El insomnio en niños también puede ser tratado con homeopatía. Entre los medicamentos más frecuentemente indicados se encuentran los siguientes:

PULSATILLA: insomnio grave del recién nacido con lloros constantes e incapacidad total de soportar una separación física con su madre. Insomnio de adormecimiento con necesidad de contacto físico con la madre, aunque sea la mano. Quiere que lo paseen lentamente.

LACHESIS: intolerancia a todo abandono, incluso momentáneo. El bebé grita desde el primer momento en que le dejan, exige que le tengan permanentemente en brazos, aunque da a enender que las caricias están de más: pronto se vuelve autoritario.

STAPHYSAGRIA: el bebé confunde el día y la noche, duerme durante el día pero no por la noche.

CHAMOMILLA: provoca el sueño en bebés y niños en general, sobre todo durante los trastornos de dentición. Bebés y niños caprichosos que necesitan ser paseados en brazos, en coche.

COFFEA: insomnio por excitación alegre, antes de fiestas. En general, insomnio por excitación mental con incapacidad de caer en estados profundos de sueño.

Las personas mayores no duermen menos, duermen distinto. El sueño se hace más ligero y son más frecuentes los despertares nocturnos.

Los medicamentos más frecuentemente usados en el insomnio de las personas ancianas son ACONITUM (miedo a morir) y ARSENICUM ALBUM (miedo a la enfermedad).

En la menopausia y perimenopausia, los trastornos del sueño pueden ser secundarios a los bochornos, a procesos depresivos o a alteraciones hipotalámicas. Los medicamentos más frecuentemente indicados en el insomnio de la menopausia son: ACONITUM, ARNICA, BELLADONA, ACTEA RACEMOSA, COFFEA, GELSEMIUM, KALI BROMATUM, SENECIO, SULPHUR y VALERIANA.  Por oleadas de calor: PULSATILLA.

Otras causas de insomnio:

-Por esfuerzo muscular excesivo: ARNICA

-Por abuso de excitantes, tabaco, café, etc: NUX VOMICA, COFFEA

-Por malas noticias: GELSEMIUM

-Por desfase horario (trabajos de turnos, pilotos, viajes con cambio de horario): COCCULUS

-Miedo por anticipación: ARGENTUM NITRICUM

-Insomnio después de enfado: ACONITUM, CHAMOMILLA, COLOCYNTHIS, NUX VOMICA

-Insomnio después de narcóticos: Stramonium

-Insomnio por pena: IGNATIA, NATRUM MURIATICUM

-por traumatismos: ARNICA, RHUS TOX, STICTA


LABORATORIO  HOMEOPÁTICO IBERHOME


*Imagen: Vector de Negocios diseñado por Freepik