homeopatia antiaging

HOMEOPATÍA , UNA ALIADA EFICAZ PARA UN ENVEJECIMIENTO ACTIVO

Nadie queremos envejecer, pero es un proceso inexorable. Todos queremos retrasar la entrada a  la vejez y prolongar la juventud lo máximo posible, ya que por desgracia en nuestra cultura occidental  el envejecimiento es sinónimo de decadencia. Este interés ancestral y  constante en  la humanidad se remonta al origen de los tiempos: desde la búsqueda del elixir de la juventud  a lo que hoy denominamos medicina antienvejecimiento o medicina antiaging,  se han desarrollado multitud de prácticas en diferentes culturas con el objeto de mantener la juventud y la  belleza, existiendo una amplia variedad de opciones para mejorar y fortalecer la salud tanto física como emocional.

Tambien la esperanza de vida ha crecido enormemente, somos más longevos, y en el mundo occidental las enfermedades asociadas al envejecimiento se están conviertiendo en  un problema sanitario de primer orden. En Europa el envejecimiento es un hecho y una de las precupaciones mayores de nuestra sociedad, y en los tiempos actuales los ciudadanos temen la posibilidad de que en el futuro se registre carencia o insuficiencia de ayudas públicas para la atención sociosanitaria.

Existe un interés creciente en promover que los mayores se mantengan activos y que las enfermedades crónicas consecuencia de un envejecimiento no saludable puedan disminuir. El objetivo es un envejecimiento activo y saludable, con el fin de evitar el deterioro y conservar la salud.

Pero ¿realmente podemos alargar la juventud?  No existen recetas milagrosas, pero si los hábitos de vida son saludables en la edad adulta, la entrada en la tercera edad será más satisfactoria y de mejor calidad. Y si a una dieta sana, ejercicio moderado (físico y mental) e  interacción social, añadimos la medicina “antienvejecimento”, tendremos más oportunidades de vivir esta etapa de la vida de una manera digna y plena.

Estamos asistiendo además a una mayor concienciación por parte de los ciudadanos  de su papel activo en relación con el cuidado de su salud, para poder disfrutar de una buena calidad de vida.  Algo que también desean nuestras autoridades sanitarias, ya que si el paciente toma más protagonismo en la gestión de su salud y enfermedad, se ayudará a la sostenibilidad del SNS.  A medida que el público está mejor informado y asume la importancia de un estilo de vida más sano y del cuidado de su salud, se observa también un mayor interés por las medicinas no convencionales ,medicinas alternativas o terapias complementarias.

Y  dentro de la medicina de la “longevidad” o medicina “antiaging”, la homeopatía tiene mucho que ofrecer, no solamente para paliar  o ayudar en enfermedades crónicas, sino también para prevenir  o enlentencer procesos típicos del envejecimiento.  El hecho de que los medicamentos homeopáticos sean seguros en su uso , sin contraindicaciones ni efectos secundarios, y relativamente baratos , hace que sea una opción interesante para muchos padecimientos de las personas mayores, que normalmente están polimedicadas. Opción que además se ve respaldada por los inmunerables ensayos clínicos que demuestran  día a día la eficacia de esta terapética.

Así, la homeopatía puede ser de gran ayuda en la prevención de procesos infecciosos respiratorios como la gripe (Anas Barbariae 200K), o bronquitis ( Senega, Antimonium tartaricum, Grindelia, Carbo vegetabilis) que en las personas mayores puede complicarse y requerir hospitalización.

La evolución de las cataratas también puede retardarse con la homeopatía, con medicamentos como Calcarea fluorica 6DH de acción marcada sobre el cristalino, Calcarea carbonica 30 CH y 200CH , Naphtalinum, Natrum muriaticum y otros, que tendrán que ser correctamente individualizados.

Otro campo de acción interesante lo constituyen las vías urinarias, tanto del hombre como de la mujer: en la pérdida del control de los esfínteres, cuando la orina escapa involuntariamente, Gelsemium y Causticum estarán recomendados. En la micción  nocturna frecuente de las personas  mayores, Causticum 30CH. Si la orina escapa involuntariamente al toser, andar o reir, hay que pensar también  en Pulsatilla,  Verbascum, etc. En las hematurias frecuentes con pólipos en la vejiga, Thuya, Teucrium y/o Phosphorus pueden atajar el problema maravillosamente.

En la inflamación aguda de próstata con dolor, Pulsatilla, Ferrum phosphoricum y Belladonna son medicamentos muy valiosos, asi como Selenium en la forma crónica. Al comienzo de la hipertrofia prostática con algo de inflamación, Sabal serrulata 3X produce un efecto rápido, y por ello lo llaman el “catéter homeopático”. Ferrum picricum lo sigue en importancia. No hay que olvidarse de Calcarea fluorica 6X y Equisetum hyemale en tintura madre, en la hipertrofia de severidad media. Si no hay mejoría o hay esclerosis avanzada de la próstata, hay que pensar en medicamentos de acción más profunda como Conium o Baryta carbonica.

Los problemas de la menopausia en la mujer son perfectamente abordables desde el punto de vista de la homeopatía, tanto los desórdenes psico-afectivos como alteraciones más físicas : palpitaciones, sofocos, etc.  Es muy importante el  papel  que puede jugar para ayudar a prevenir la osteoporosis. Medicamentos como Calcarea carbonica, Calcarea phosphorica, Symphytum, OSPORHOME, etc. estarán recomendados junto con el aporte adecuado de calcio y vitamina D, asi como la práctica de ejercicior regular. No olvidemos que las caídas son frecuentes en ancianos, y mantener una buena estructura ósea es fundamental para evitar  las temidas fracturas y sus consecuencias físicas y psíquicas, y también los costes económicos que generan a las familias y al sistema sanitario.

En la hipertensión arterial, cuando la pared media de las arterias está dañada,  Baryta carbonica o muriatica son eficaces aliados . La artrosis y los problemas reumáticos también podrán aliviarse con la homeopatía y mejorar su evolución ,  así como las úlceras por presión, contusiones por golpes o caídas,  recuperación de accidentes y fracturas,  gangrena senil (Secale), vértigo (Tabacum, Conium, Ferrum).

Y muy importante es el campo de la mejora del deterioro mental e intelectual, cuya incidencia va en aumento.  Enfermedades neurodegenerativas que no tienen curación pero pueden ser susceptibles de una mejoría con la intervencion homeopática.

Así, para los fallos de memoria (uno de los fenómenos más constantes de la  vejez),   podemos utilizar varios medicamentos como Baryta carbonica (pérdida de memoria actual pero no de hechos antiguos, lentitud en la marcha, arterioesclerosis, secuelas motrices e intelectuales de accidentes cerebrovasculares); Anacardium, que no puede recordar el nombre de sus amigos, ni la palabra adecuada, ni fijar la atención, y tiene cierta inclinación a la hipocondría; Glonoinum, que olvida el nombre de las calles que conoce bien; Natrum muriaticum, que llora porque no puede recordar la historia que había empezado a contar;  Luesinum , en la esclerosis cerebral precoz con amnesia de nombres de personas, calles, lugares, con pérdida del sentido moral, anestesia afectiva, obsesión por el contagio, insomnio total y agravación de todos los síntomas por la noche.

O podemos utilizar simplemente Ambra grisea,   buen “tónico” geriátrico indicado en envejecimento prematuro,  con una gran hipersensibilidad nerviosa como síntoma característico; o Conium maculatum, otro gran tónico indicado en episodios de vértigo  con déficit intelectual que evoluciona hacia la confusión y enlentecimiento de  la motricidad, de los reflejos,  y del comportamiento.

La homeopatía puede estar indicada también en otras afecciones de orden psíquico como  el insomnio,  apatía y depresión, irascibilidad e hipocondría, celos ,etc.  En la prevención y recuperación de accidentes cerebrovasculares  y cardíacos, en el tratamiento de efectos secundarios de quimioterapia, etc.  En cada caso habrá que individualizar el medicamento más “adaptado” a la sintomatología del paciente, para conseguir los mejores resultados.

Por tanto, la gran riqueza de medicamentos homeopáticos de los que disponemos, con indicaciones claras y probadas en el campo de la clínica, hace de la homeopatía una terapéutica de referencia en la  prevención y co-tratamiento del proceso de envejecimiento, ofreciendo unas interesantes posibilidades para aumentar  la calidad de vida en la tercera edad,  a través de la mejora de la salud física y mental y de la interacción social y con el entorno.

BIBLIOGRAFÍA

-Qué es la medicina antienvejecimiento: mitos y verdades. Dr. Jesús Benito. http://www.antiaginggroupbarcelona.com/noticias/realmente-sabes-lo-que-es-la-medicina-antienvejecimiento/

-Revista 21 N3 Tercera edad: Proyecto SEACW para promover el envejecimiento activo

-Geratrics Troubles of the Aged.  Augusto Vinyals. Homeopathic Recorder. Marzo 1942


LABORATORIO  HOMEOPÁTICO IBERHOME