agua

HOMEOPATÍA – EL AGUA COMO FUENTE DE VIDA.

HOMEOPATÍA – EL AGUA COMO FUENTE DE VIDA. AGUA EN EL ORGANISMO. AGUA EN EL REMEDIO.

Conferencia del Dr. Gerhard Resch

1-Cuando el año pasado me dirigí a ustedes con ocasión del congreso en la India, mi ponencia trataba principalmente sobre las características físico-químicas del agua, especialmente aquellas que denominamos anomalías. Éstas muestran que el agua contiene potencialidades únicas, no encontradas en ninguna otra sustancia de la naturaleza y las cuales representan la expresión de las características más fundamentales del agua. Estas anomalías proporcionan las bases para el papel fundamental que juega el agua en todos los sistemas orgánicos e inorgánicos y su posición singular en el mundo material. Estas anomalías del agua deben ser vistas como las piedras angulares de su organización interna, sin las cuales nunca podría existir tal instrumento de comprensión en la realización y mantenimiento de los sistemas orgánicos.

Como resultado de su organización interna, el agua debe poseer muchas más características que no son accesibles en el transcurso de las investigaciones, las cuales se limitan a los experimentos físicos, pero que pueden ser deducidas sólo por su contribución a los seres vivos, tal y como exhiben en sus funciones vitales específicas. La capacidad concreta del agua para asimilar, retener y transmitir una gran variedad de información, no puede ser suficientemente estudiada por medios o parámetros usuales de métodos puramente cuantitativos de Física o Química.

Esta es la razón por la que necesitamos nuevos métodos de investigación científica para complementar los ya existentes. Estos métodos deben basarse en la observación de los sistemas naturales y sus procesos. Es necesario estudiar los cambios específicos en los organismos vivos mediante métodos que vayan más allá de la descripción de los procesos físico-químicos; para lograr transmitir información comprensible de los organismos vivos.  Dichos estudios deben tener en cuenta todas las manifestaciones vitales que sólo se pueden percibir como cualidades.

Las cualidades son un fenómeno natural. Son la expresión de la forma en movimiento. Desde las formas naturales de los sistemas tanto orgánicos como inorgánicos fluyen nuestros sentidos con una gran cantidad de diversas impresiones, y desde el momento que éstas sólo pueden ser registradas por nuestros sentidos,  con o sin ayuda de instrumentos técnicos, el ser humano, como observador juega un rol muy importante. La ciencia moderna desde Descartes y Bacon ha intentado eliminar este elemento subjetivo de la investigación y haciendo esto ha eliminado también la mayoría de formas de investigación cualitativas. Lo que ha permanecido han sido aspectos medibles en “cantidad” , las cantidades.

2-Sin embargo, cualquier cosa en la naturaleza se manifiesta principalmente a través de sus cualidades, de tal manera que un estudio global de la naturaleza y de los seres vivos no puede ni debe prescindir de la investigación de calidad. Por lo tanto, la observación y el estudio de las cualidades deben ser aspectos considerados de igual importancia que los aspectos cuantitativos, sino incluso más importantes. La ventaja de estudiar los aspectos cualitativos reside en una aproximación muy directa con los sistemas vivientes, ya que cada ser vivo se presenta y manifiesta según sus cualidades, las cuales percibimos con nuestros sentidos y por consiguiente, deben ser considerados como primarios.

En la naturaleza, calidad y cantidad siempre van unidas y la posibilidad de medir la cantidad presupone la existencia de calidad; esto significa que el estudio de las cualidades ha de ser considerado.

Mediciones cuantitativas exactas sólo pueden llevarse a cabo con respecto a estructuras conservadoras, mientras procesos disipativos no son útiles para las mediciones exactas por su propia naturaleza. En un ser vivo, las estructuras conservadoras nos proveen indirectamente de informaciones sobre el agua y sus características, mientras las estructuras disipativas permiten estudiar la manera según las cuales ciertas funciones se realizan en el agua.

3-En cualquier ser vivo los aspectos conservadores y disipativos son requeridos y se complementan en unas series de interacciones interminables. En un estudio global, ambos aspectos se deben considerar y ser examinados juntos. El hecho de que la ciencia moderna tenga muy poco que decir acerca del agua es debido a su propia restricción hacia los aspectos cuantitativos y por la atención insuficiente que le dan a la investigación cualitativa.

Mediante el estudio de una parte actual de la naturaleza (a nosotros nos preocupan sobretodo los seres vivos), el análisis de estos sistemas nos mostrará que son una mezcla de diferentes estructuras y procesos. Hablamos de estructuras conservadoras o disipativas según si las más predominantes son rígidas, o bien más movibles o cambiables. Debido a que estas estructuras son interdependientes, ambas deben pertenecer al mismo tiempo a una entidad superordenada. Esta es la única explicación posible para justificar el hecho de que aspectos de tan diversa apariencia puedan cumplir una función comprensiva tanto en los sistemas orgánicos como inorgánicos. Esto nos hace suponer que deben tener una fuerza motivadora común para actuar. En todos los sistemas vivientes, el agua, que penetra en todas las partes del organismo, parece ser la fuerza de motivación a nivel físico; parece ser el instrumento que, derivando su fuerza desde una fuente desconocida, construye formas y mantiene los seres vivos. Esta fuente desconocida de todos estos movimientos específicos, que permanece oculta de nosotros, fue denominada “ousia” por los griegos y “sustancia” por los romanos. “Sustancia” en si misma es el principio y la fuente primaria de todas las formas diversas expresadas en los distintos movimientos (por ejemplo, cualidades); es el inicio y el principio fundamental en el orden de las diversas determinaciones.

En los sistemas inorgánicos naturales, las condiciones conservadoras límites ejercen la influencia más  decisiva en la estructura  del agua. Sin embargo, al mismo tiempo, están sujetas ellas mismas a una constante reestructuración y reorganización por el agua. En los sistemas de seres vivos, el agua es la razón principal por la cual hay una inmensa variedad de ellos. Esto significa que algo debe existir para que el agua le deba su estructura y sistemas dinámicos, los cuales hacen diferenciar cada una de las formas de vida que encontramos.

4-Esto hace pensar que el agua ya debe tener en sí misma un potencial para todos estos cambios específicos; consecuentemente, todas las diferencias en los seres vivos- así como todos los sistemas influidos por el agua- deben ser siempre la expresión de una de las capacidades potenciales comentadas del agua. Cada uno de los tipos de fenómenos vivos que encontramos en el nivel físico debe su existencia a cierta capacidad del agua de convertir la información mediante recursos de estructuras específicamente diferenciadas.

La cuestión de donde procede esta información se encuentra más allá de nuestras actuales consideraciones, ya que no es un tema que tenga que ver con la ciencia natural, sino que se debería ser estudiado y comprendido por la rama de la ciencia que tiene por objetivo el entendimiento y conocimiento comprensivo del hombre como máximo ser vivo en la naturaleza, por la filosofía realista.

Todo lo expuesto hasta ahora, nos muestra toda la información transmitida al agua, debe modificarla y adaptarla de una manera específica. La información siempre presupone una relación superior entre el emisor y el receptor, un tipo de lenguaje/comunicación común que debe ser entendido por ambos. Esto significa también que la información de cualquier medicamento debe influir al organismo de una manera específica, definida y predecible. Ningún sistema puede permanecer totalmente inalterado por la información comunicada a través de modificaciones del sistema del agua!

Si los organismos deben su estructura al agua, cada estructura dentro del organismo debe responder a una expresión de la capacidad específica del agua para cambiar su forma. Desde que el ser humano se encuentra fundamentalmente determinado por la estructura del agua, la información del medicamento en el nivel del agua- actuando en el sistema acuoso- es más adecuada para la naturaleza del ser humano.

5-Para poder distinguir entre enfermedad y salud, debemos estudiar el propósito y la finalidad del organismo y por lo tanto, las formas dentro del organismo que la naturaleza intenta desarrollar. Para el restablecimiento de la salud, debemos utilizar las mismas fuentes o los mismos recursos empleados por la naturaleza en la creación del organismo. Si el medicamento comprende su información específica con la ayuda de la fuente creadora del organismo – el agua – , debemos suponer que el estado original de salud del paciente será restablecido de la forma más natural.

Ya que la enfermedad no se puede desarrollar sin la influencia del sistema acuoso específico del organismo, el restablecimiento de la salud deberá ser más eficiente, natural y global si se realiza mediante la corrección del sistema acuoso que es característico para el organismo sano.

En el momento en que la información del remedio encuentra la información estructural del organismo que está de acuerdo a su finalidad, no causará ningún otro movimiento. Sin embargo, en casos donde tal información se encuentra a faltar o donde existe información adicional que no se corresponda con la finalidad del organismo viviente, una adecuada información del medicamento desencadenará una reacción dentro del organismo la cual procederá entonces según las leyes naturales por las cuales el organismo en cuestión es gobernado.

Necesitamos de investigación biológica y médica basadas en la adaptabilidad del agua y en la manipulación del organismo a través del sistema del agua. El primer paso para este conocimiento es la aplicación de nuestros descubrimientos físicos a los sistemas complejos acuosos y el estudio de la organización jerárquica del agua en si misma y de los sistemas biológicos.

6-Para corresponder al prerequisito fundamental de la vida, el cuerpo ordenado jerárquicamente, esta jerarquía debe ya existir en el agua, al menos en potencia.

Todas las estructuras conservadoras en el organismo demuestran las características jerárquicas del agua, desde el momento en que su estructura jerárquica ha sido influenciada por el agua. Ya habíamos tratado con más detalle temas sobre la organización jerarquía del sistema del agua y las soluciones acuosas en:

(G.Resch und V. Gutmann and G. Resch, Lecturer Notes on Solution Chemistry, World Scientific Publications Co., Singapore, 1995).

Ya que el organismo posee al mismo tiempo unidad y diversidad, el agua en si misma debe poseer también las dos. Debido al hecho de que, en agua líquida, la información estructural es guardada holísticamente, el agua es capaz de proveer unidad en un nivel físico en cada una de las partes del organismo. Al mismo tiempo, puede actuar de formas específicas en determinadas partes del organismo, modificando las condiciones límite conservadoras con la influencia en cada lugar en particular, sin perder su información global.

Una estabilidad mantenida dinámicamente siempre se expresa a si misma en permanencia, aún con los cambios invariables dentro de la organización del agua. Esto requiere la circulación constante de energía y ciclos de acompañamiento a niveles materiales. Así, dentro del agua deben haber ciclos que permiten la constancia dentro del movimiento; estos movimientos espirales siempre van hacia un punto que también se encuentra en movimiento.

7-Si el agua es una estructura en continuo movimiento, todas las diferencias energéticas dentro de ella deben estar sujetas y gobernadas por las leyes naturales de movimiento. En consecuencia, el agua no puede tener una estructura interna que depende de una cierta localización, sino que debe poseer una estructura dinámica mantenida en si misma como sostenedora de todas sus características e informaciones.

Esta estructura no es susceptible de ser tratada por cualquiera de los métodos de medición conocidos por la Ciencia; no puede ser reconocida por espectroscopia u otros métodos. Estamos obligados a reconocer que la existencia de la estructura dinámica ordenada no puede ser trazada por una constancia espacial ni por elementos de estructura estática.

Debemos, por ello, tener en cuenta la constante de mantenimiento de las estructuras dinámicas.

Por lo que respecta a la información contenida en el agua, aprenderemos más de la zona superficial ya que es el nivel que conecta al agua con el entorno exterior y, al mismo tiempo, constituye el nivel más fuerte y de más influencia en relación al orden jerárquico y sus aspectos energéticos. La información disponible en la superficie se extenderá más claramente y de una manera menos perturbable en una interfase inmediata de repelencia del agua (hidrofobia). Donde dicha interfase no sea hidrofóbica y donde las dos superficies reaccionen mediante la mezcla de una con otra, el resultado es una mutua penetración de las dos fases y la creación de un sistema totalmente nuevo.

Tales interfaces hidrofóbicas pueden ser encontradas en los niveles internos de las membranas celulares, los “cabeza de grupo” hidrofóbicos (sitios), los cuales están anclados en las estructuras del agua con que se enfrentan tanto a nivel intra como extracelular.

Dentro de la membrana celular, los niveles más jerárquicos del agua extracelular se encuentran con los del agua intracelular. En el transcurso de sus enfrentamientos existenciales, la información específica contenida en el agua es  “leída” en las “colas” hidrofóbicas de los estratos lípidos y transmitida por ellos.

Una separación de estas dos fases del agua no funcionaría en un desorden de los dos sistemas diferentes, de tal manera que sus diversidades específicas relevantes son mantenidas y el organismo puede utilizar estas diversidades para sus propios objetivos. El agua intracelular está más fuertemente influenciada por las condiciones conservadoras límites que el agua extracelular.

Mientras que esta última forma una fase más o menos homogénea, el agua intracelular es dividida en multitud de células individuales, obteniendo su homogeneidad de una colección de genes determinantes en cada núcleo celular; su diferenciación individual procede de la estructura específica de los variados tipos de células encontradas en los seres vivos.

8-El papel que juega el agua se hace particularmente importante en la esfera del código genético; el agua encontrada inmediatamente en los alrededores de las moléculas de DNA no sólo no se congela a -60ºC sino que es indispensable para el mantenimiento y la transmisión de información genética. Su punto de congelación extremadamente bajo nos muestra que, en este campo en particular, el agua ha alcanzado su fuerza dinámica más alta y de resistencia ante las influencias externas. Sus características se parecen a aquellas donde el agua se encuentra por encima de 0ºC, lo cual significa que deben estar determinadas por una fuerza interior dinámica. Es la fuerza más desarrollada que hemos descubierto hasta el momento. Esta es la razón por la cual esta esfera del agua ejerce la más decisiva influencia en todas las esferas restantes del agua dentro de la totalidad del organismo que no posea tan alto nivel energético. También significa que las estructuras de las moléculas de DNA ofrecen unas condiciones límite conservadoras que permiten al agua permanecer en este alto estado de energía; la información estructural es transmitida ineludiblemente, por eso es la protección más fundamental y profunda de todo el sistema agua. Los genes y el agua que rodean todo este sistema forman unidades indivisibles; estas mantienen y fortalecen esta información básica elemental y comprensiva. Por lo tanto, los genes no pueden ser los únicos transmisores de la información genética. Esto se hace obvio cuando, bajo deshidratación, el material genético pierde su información genética de una forma irrecuperable. Sus características originales no pueden ser restablecidas mediante deshidratación.

9-Finalmente, el efecto de las altas potencias sólo puede ser entendido desde el punto de vista de la gran diversidad interna y diferenciación del agua. Los efectos tan diferentes causados por las altas y bajas potencias en la Medicina Homeopática muestran que la información – en lugar de permanecer inalterable por si misma – se propaga y asegura entre los diferentes niveles jerárquicos en muy distintos grados.

Cuanto más altos son los niveles jerárquicos de un sistema conseguidos por una información específica, más radical y extenso será el efecto del remedio en el organismo.

Debido a que en todos los sistemas jerárquicos, la corriente de información siempre va del nivel más alto al más bajo, el remedio conteniendo su información en su nivel más alto será el que tenga la mayor capacidad de ejercer una influencia fundamental en el organismo, tal y como sucede con las altas potencias.

Dr. Gerhard Resch, Mariahilferstr 74b, A-1070 Wein (Austria)