Defensas

10 consejos para aumentar las defensas este invierno

Con la llegada del frio estamos más expuestos a contraer enfermedades como catarros, gripe, bronquitis, faringitis, amigdalitis, neumonía, entre otras. Pero, ¿por qué hay personas que son más propensas a contraer enfermedades que otras que no se enferman en todo el invierno? Esto se debe a que las personas más enfermizas disponen de un sistema inmunológico debilitado.

El sistema Inmune está formado por un conjunto de células y moléculas que trabajan para defender el organismo del ataque e invasión de agentes infecciosos como bacterias, hongos, virus y parásitos.

Las causas más comunes de un bajo sistema inmune son: una mala alimentación; el sedentarismo; no descansar lo suficiente; el estrés y las emociones negativas como el miedo, la rabia, el rencor, la frustración, etc.

Nuestros consejos para aumentar las defensas son:

Antes de la llegada del invierno:

1- Depuración: Limpiar el organismo una o dos veces por año. Es recomendable realizar una depuración en primavera y/o en otoño, de este modo el cuerpo se libera de los tóxicos acumulados.

2- Alcalinizar el organismo: Un cuerpo con un PH acido es un medio de cultivo ideal para virus y bacterias, por consiguiente es recomendable realizar una dieta ligeramente alcalina a través de los siguientes hábitos:

– Evitar el consumo de: alcohol, tabaco, café, refrescos, azúcar, harinas, carnes rojas, embutidos, bollería, trigo y alimentos procesados.

– Aumentar el consumo de verduras y hortalizas.

– Consumir un mínimo de 2 tazas de té Kukicha o Bancha al día por su poder alcalinizante. Ver artículo sobre las propiedades del Té kukicha.

3- Descansar entre 7 y 8 horas al día.

4- Realizar una actividad lúdica: practicar un hobby ayuda a reducir el estrés diario. Algunas actividades recomendables son: bailar, hacer yoga, ir al cine, leer un libro, etc.

5- Realizar ejercicio físico con regularidad. 

6- Salir de la ciudad con frecuencia para pasar más tiempo en contacto con la naturaleza.

Estos últimos 3 puntos ayudan a reducir los niveles de estrés, siendo ésta una causa muy común en la bajada de las defensas.

Con la llegada del Invierno:

7- Dieta de naturaleza caliente: Según la medicina china en invierno se deben consumir alimentos de naturaleza caliente, por esta razón se desaconsejan las ensaladas, las sopas frías y la fruta fresca en abundancia. En cambio se recomiendan los guisados, los hervidos y el uso de especies como el clavo, el jengibre, la pimienta, la canela, etc.

Los alimentos más recomendables para esta estación son: algas, sésamo negro, castañas, azukis, lentejas, trigo sarraceno y pescado.

8 – Beber infusiones con frecuencia: La fitoterapia puede ser una gran aliada para aumentar el sistema Inmunitario. Además, ayuda a mantener el organismo caliente y evitar que el cuerpo se enfríe.

Las plantas más recomendadas para aumentar el sistema inmune son: la Equinacea, la Uña de gato y el Regaliz, entre otras. Si también queremos un efecto antiséptico, es decir, combatir microorganismos patógenos, se recomienda añadir Tomillo o Salvia a las infusiones.

Por otra parte, si sentimos que el frio ha entrado en nuestro interior, una buena opción es abrigarnos y tomar una taza de té o infusión Chai.  Este es recomendable porque contiene clavo, canela, jengibre y cardamomo, y al ser ligeramente picante tiene una acción expansiva, es decir, facilita la apertura de los poros de la piel y ayuda a eliminar el frio interno.

9 – Nutrirse con súper alimentos: Los súper alimentos poseen nutrientes o principios activos que ayudan a nuestro organismo a mantenerse más saludable. A continuación una selección de los más importantes para aumentar las defensas:

– Shitake, Maitake y Reishi son setas originarias de Japón, destacan por su capacidad de estimular y regular el sistema inmunitario y su efecto antitumoral. Su acción terapéutica reside en sus principios activos, principalmente en los β-glucanos.

– Semillas y frutos secos: Son considerados un súper alimento porque en bajas dosis contienen grandes cantidades de vitaminas y minerales. Se recomienda consumir entre 1 y 3 puñados al día.

Es importante destacar que un déficit de vitaminas y/o minerales es una de las causas de un sistema inmunológico debilitado.

– Ajo negro: El ajo negro (ajo fermentado) puede llegar a duplicar la concentración de nutrientes que contiene el ajo en estado normal. Éste posee un sinfín de propiedades, tales como: regulación del azúcar en sangre, reducción del colesterol, efecto antioxidante, regulación de la tensión arterial, estimulación del sistema inmune, entre otras.

Jengibre: El Jengibre calienta el organismo, mejora la circulación de energía y de la sangre, estimula la inmunidad, actúa como antiinflamatorio y ayuda a aliviar nauseas y mareos.

Levadura de cerveza: Se destaca por su alto contenido de vitaminas del grupo B  (exceptuando la B12) y oligoelementos como el cromo, el selenio, calcio, hierro, cinc y manganeso. Una de las principales funciones de las vitaminas del grupo B es la de reforzar el sistema inmune.

10 – Suplementación natural:

Es importante recalcar que la acción de la suplementación natural se potencia si primero se limpia el organismo de tóxicos con una depuración y/o alcalinización.

En el siguiente link encontrareis una selección de productos recomendados para estimular o regular el sistema inmunológico:

-Productos para aumentar las defensas


ROSÓ SOLER
Técnico Superior en Dietética