energía y vitalidad

10 Consejos para aumentar la energía y la vitalidad

El estrés, la mala alimentación, el sedentarismo, la falta de descanso, los problemas emocionales, una desconexión con la naturaleza, entre otros; propicia que cada día que pasa te sientas más cansado y fatigado. Esta manera de vivir se está convirtiendo en algo aparentemente normal y habitual, lo que repercute seriamente en la salud de las personas.

Para poder revertir esta situación y que vuelvas a sentir más energía y vitalidad, debes indagar sobre la causa del cansancio. No obstante hay varias medidas que puedes incorporar en el día a día que te ayudarán a experimentar un mayor bienestar físico, mental y emocional.

  1. Respirar conscientemente: Respira profundamente llevando todo el aire a la zona abdominal y deja salir el aire lo más despacio posible, repítelo varias veces al día.
  1. Descansar la mente: Sitúate en un lugar cómodo y sin ruidos, cierra los ojos y deja que los pensamientos fluyan uno detrás de otro sin engancharte ni identificarse con ninguno. También puedes contar hasta diez y cada vez que te venga un pensamiento empiezas a contar otra vez. 10 minutos cada día es suficiente para relajar la mente.
  1. Baños de sol: Sal cada día al exterior y toma 20 minutos de sol.
  1. Descansar correctamente: Duerme entre 7 y 8h al día.
  1. Dedicarse un tiempo para uno mismo: Destina 1h cada día para hacer algo que te guste, como por ejemplo: leer, escuchar música, pintar, dar un paseo, bailar, etc.
  1. Hacer ejercicio: Realiza entre 30 min y 1h de ejercicio cada día.
  1. Una alimentación saludable: Elimina o reduce de la dieta el café, los refrescos, el azúcar, los alimentos refinados, las carnes rojas, las frituras y los alimentos industriales. En cambio, apuesta por verduras frescas, fruta, frutos secos, semillas, cereales integrales, legumbres, algas,  pescado y carnes blancas. En ayunas, toma un licuado o batido verde,  te ayudará a limpiar las toxinas del cuerpo que se han generado durante la noche.
  1. Mejorar la digestibilidad de las comidas: Haz una dieta disociada, es decir, no mezcles hidratos de carbono con proteínas animal en una misma comida. Esto te ayudará a digerir mejor, de esta manera el organismo tiene que destinar menos energía para digerir los alimentos. Haz una cena ligera, evitando los alimentos crudos, las carnes rojas y las legumbres. Es recomendable cenar antes de las 21:00h de la noche.
  1. Suplementación natural: Ayúdate con algún Superalimento, como por ejemplo, polen, espirulina, maca, levadura de cerveza o noni. Te aportarán un extra de nutrientes que te proporcionarán más vitalidad y energía. En momentos de estrés puntual, por ejemplo, en épocas de exámenes, puedes ayudarte con algún adaptógeno: Extracto de rodiola, eleuterococo o ginseng.
  1. Depuraciones periódicas: Una o dos veces por año realiza alguna depuración, le darás una oportunidad a tu cuerpo para que se limpie y regenere. (Puedes leer el artículo sobre depuración y alcalinización).

ROSÓ SOLER
Técnico Superior en Dietética


Ver productos relacionados: Cansancio